Cómo influye el estilo de vida en la Salud Intestinal

Saludos lectores, todos hemos escuchado que es muy importante tener hábitos de vida saludable como alimentarse bien, mantenerse activo y estar al tanto de nuestros exámenes de salud.

Ciertamente, no puedes cambiar tus genes o gran parte del entorno que te rodea, pero tomar decisiones educadas e intencionadas en lo que respecta a la dieta, la actividad, el sueño, el consumo de alcohol y el tabaquismo puede reducir los riesgos para la salud y potencialmente añadir años a tu vida.

En este artículo te explicare el increíble impacto que el estilo de vida tiene en nuestra salud intestinal. Mucha gente cree erróneamente que nuestra salud digestiva depende únicamente de la dieta y de cosas como la comida fermentada.

Sin embargo, esta es sólo una de las formas en que nuestro estilo de vida afecta a nuestro microbioma.

¿Qué es el microbioma?

Estilo de vida y el microbioma

El intestino humano promedio contiene aproximadamente 1 kg de bacterias. Estas bacterias contienen millones de microbios que viven dentro de nuestro intestino, colectivamente estos microbios responden al nombre de “el microbioma”.

Por supuesto, esta beneficiosa bacteria tiene un trabajo que hacer y juega un papel importante en nuestra salud en general.

Algunos de los principales deberes de nuestros microbios intestinales incluyen:

  • Ayudar con la digestión y el procesamiento de los alimentos.
  • Ayudar a la fabricación de vitaminas.
  • Protección contra las bacterias dañinas (patógenos).

¿Por qué es importante el microbioma y las “buenas bacterias”?

¿Ha oído hablar alguna vez de la expresión de los genes?

En general, un gran sector de la gente todavía cree que nuestra salud se debe a los genes y a la suerte. Piensan que nuestros genes predeterminan nuestra vida y que sólo podemos esperar lo mejor.

En realidad, la forma en que vivimos nuestra vida juega un papel importante en la expresión genética y determina la activación de estos genes. En pocas palabras, el hecho de que alguien tenga un gen cancerígeno individual, no significa que se active.

Si bien, las bacterias intestinales y la salud son un campo emergente, algunas investigaciones recientes están demostrando que nuestro microbioma puede influir directamente en la expresión de los genes.

De hecho, la salud de nuestro microbioma está relacionada con la susceptibilidad al cáncer, las enfermedades cardíacas, la demencia y la diabetes.

Además, existen estrechos vínculos entre el microbioma y la salud mental. Por lo tanto, tener una comunidad bien equilibrada de bacterias buenas en nuestro intestino puede proteger contra la ansiedad y la depresión.

Lee este Artículo También  La leche es buena para la Gastritis

Igualmente, importante es la conexión entre el microbioma y las alergias y el asma. Los investigadores creen que una microbiota diversa tiene una fuerte influencia y que la exposición temprana a una variedad de bacterias útiles reduce el riesgo infantil.

¿Cómo podemos mejorar nuestra salud intestinal?

Existen varias maneras en las que podemos apoyar a las bacterias beneficiosas en nuestro intestino, quizás ya conozca los beneficios de los alimentos fermentados, pero también hay otros factores de estilo de vida que influyen en nuestro microbioma.

Además de lo que comemos, las siguientes cosas son importantes:

  • Dormir
  • Ejercicio
  • Estrés
  • Antibióticos
  • Exposición a las toxinas

Echemos un vistazo a cada uno de estos temas y cómo afectan a nuestra salud intestinal.

1- El sueño influye directa e indirectamente en la salud intestinal.

sueño influye en la salud intestinal

Es importante dormir lo suficiente para que nuestro cuerpo tenga el tiempo necesario para descansar y repararse, además, la falta crónica de sueño puede tener una fuerte asociación con el riesgo de enfermedades.

Particularmente relevante para el sueño, es el ciclo circadiano humano, también conocido como “el reloj del cuerpo humano”, estos ciclos tienen una fuerte influencia en la salud, de hecho, existen pruebas que demuestran que los ciclos de sueño mal organizados afectan negativamente a nuestra salud intestinal al alterar la microbiota.

Además, la falta de sueño aumenta los antojos de comida basura como los carbohidratos refinados y el azúcar, por lo tanto, la privación de sueño puede causar un aumento en el consumo de estos alimentos.

Como se sabe, los carbohidratos refinados alimentan a bacterias dañinas y esto podría conducir indirectamente a una peor salud intestinal.

👉 Mejore su salud intestinal a través del sueño.

  • Intenta adoptar un patrón de sueño regular y atenerte a él.
  • En lugar de leer un artículo más, o ver un episodio más – ¡sólo vete a la cama! Puedes hacerlo al día siguiente.
  • Apunta a dormir al menos 7 horas por día.

2- El ejercicio mejora la salud intestinal

El ejercicio es otra consideración importante en nuestro repertorio para uno hábitos de vida más. Como el ejercicio tiene tantos beneficios para la salud, debería formar parte de un estilo de vida saludable para todos.

Curiosamente, en los últimos años, diversos estudios publicados muestran cómo el ejercicio ejerce un efecto significativo sobre el microbioma.

Al observar la investigación, parece que la actividad física debería ser fomentada desde una edad temprana si queremos una salud intestinal óptima para nuestros hijos.

Un estudio reciente demostró que el ejercicio diario en los jóvenes puede estimular la formación de un sistema microbiano más beneficioso.

Particularmente interesante es un estudio que presentó datos sobre cómo los contaminantes ambientales pueden dañar el microbioma intestinal. Estos efectos perjudiciales se invierten con la participación en el ejercicio.

Lee este Artículo También  Gastroenteritis Síntomas y Tratamiento en Adultos

Entre las conclusiones más notables sobre el ejercicio y la salud intestinal figuran las siguientes:

  • Los atletas muestran una diversidad microbiana significativamente mayor que los no atletas.
  • La modificación de la microbiota intestinal mediante el ejercicio podría ser una “herramienta poderosa” en la lucha contra las enfermedades.
  • El ejercicio altera la función inmunológica intestinal y la diversidad microbiana.

👉 Mejore su salud intestinal a través del ejercicio.

  • Intente hacer un entrenamiento de resistencia de 20 minutos o más al menos dos veces a la semana.
  • Muévete… ¡mucho! Los humanos no son sedentarios por naturaleza, y deberías moverte tanto como puedas.
  • Camina distancias razonables en lugar de usar tu auto o tomar el tren.

3- Estrés

Estres afecta salud intestinalTodo el mundo sabe que el estrés es malo para ti. A veces, las presiones de la vida moderna son demasiado, las facturas que hay que pagar, el jefe miserable en el trabajo, la búsqueda de un nuevo empleo y más, hay muchas razones para sentirse estresado.

Desafortunadamente, el estrés crónico es extremadamente poco saludable, disminuye la capacidad del cuerpo para lidiar con la inflamación y comparte los vínculos con las enfermedades crónicas.

Debido a la liberación de hormonas relacionadas con el estrés, éste también puede tener un impacto negativo en la salud intestinal. Estas hormonas relacionadas con el estrés inducen a cambios en nuestra superficie intestinal y pueden reubicar a las bacterias beneficiosas.

El resultado neto de esto es que quedamos más susceptibles a la infección. El estrés también puede tener otros efectos en la salud de nuestro intestino.

Algunos de ellos incluyen la alteración de la microbiota intestinal, el cambio de las secreciones gastrointestinales y el aumento de la permeabilidad intestinal.

👉 ¿Cómo podemos proteger nuestra salud intestinal contra el estrés?

  • Intente no preocuparse o pensar demasiado en las cosas.
  • No ignores los factores de estrés en tu vida, enfréntalos y haz un plan para lidiar con ellos.
  • Considere cuidadosamente si algo (o alguien) en su vida le hace infeliz.
  • Tome medidas para mejorar su dieta y el sueño; ambos influyen en el estado de ánimo y el estrés.

Todo el mundo tiene algún elemento de estrés en sus vidas, lo que importa es cómo lo manejamos.

4- Los antibióticos destruyen la salud intestinal y dañan el microbioma

Si bien a nuestras bacterias intestinales les encanta alimentarse de alimentos prebióticos, hay una cosa que odian, los antibióticos. Como sabrán, la mayoría de los medicamentos tienen efectos secundarios y uno de estos efectos secundarios es dañar a nuestros pequeños amigos bacterianos.

Esta clase de medicamentos tiene un rango variable de efectos sobre el microbioma y ninguno de ellos es bueno. La administración de antibióticos parece dañar las membranas celulares de las células de microbiota del intestino.

Es preocupante que una sola exposición a los antibióticos pueda cambiar el estado del microbioma durante un año. Las exposiciones a antibióticos en las primeras etapas de la vida son particularmente perjudiciales.

Lee este Artículo También  Como Curar la Gastritis con Aceite de Oliva

Con todo, la ciencia es clara.  Si quieres un intestino sano, minimiza el uso de antibióticos a menos que sea necesario.

5- La exposición a las toxinas perjudica la salud intestinal.

Finalmente, varios compuestos actúan como toxinas para las bacterias en nuestro intestino.

Tres de ellos son los siguientes:

Edulcorantes artificiales:

Varios estudios muestran que los edulcorantes artificiales causan daño a la salud de nuestros intestinos. En las pruebas con sacarina, los participantes sufrieron una disminución en el equilibrio de las bacterias buenas.

Además de esto, su respuesta glicémica empeoró y mostraron signos de una fuerte disbiosis.

Aterradoramente, los edulcorantes artificiales parecen inducir la intolerancia a la glucosa a través de su efecto adverso sobre la microbiota intestinal.

Pesticidas:

Los pesticidas o plaguicidas comerciales son otro compuesto que puede tener efectos significativos en nuestra salud intestinal.

Los estudios muestran que la exposición crónica a bajas dosis de pesticidas conduce a la disbiosis en el sujeto.

En un estudio que investigaba el impacto del glifosato en los microbios bacterianos, todas las bacterias beneficiosas tenían una susceptibilidad de moderada a alta a los daños causados por el producto químico.

Sin embargo, las bacterias malas altamente patógenas (como la Salmonella) eran muy resistentes.

Inhibidores de la bomba de protones:

Los Inhibidores de la Bomba de Protones (IBP) son otra forma de medicación que afecta a las bacterias buenas en nuestro intestino.

Como resultado, las personas que toman inhibidores de la bomba de protones para condiciones como el reflujo ácido pueden, sin saberlo, estar dañando la salud de sus intestinos.

Lo más significativo es que el uso de los IBP se asocia consistentemente con “cambios profundos” en el microbioma intestinal de los usuarios en comparación con los no usuarios.

Además de esto, estudios adicionales muestran que el uso prolongado de IBP reduce la diversidad de las bacterias intestinales beneficiosas y conduce a un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO).

Pensamientos finales.

La salud de nuestro microbioma tiene una fuerte influencia en nuestra digestión, estado de ánimo e inmunidad.

Considerando todas las cosas, la salud de nuestro intestino es esencial para nuestro bienestar general.

Pero el estado de nuestro intestino depende en gran medida de las decisiones de estilo de vida o hábitos saludables que cada uno de nosotros toma.

Como en la mayoría de las cosas, una dieta saludable llena de comida real, suficiente sueño y ejercicio son esenciales.

Fuentes Referencia:

Leave a Reply